Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



lunes, 10 de junio de 2013

Sé cuál es mi suerte

“Sé cuál es mi suerte. Un día mi nombre irá unido a algo gigantesco, al recuerdo de una crisis como jamás la ha habido en la tierra, del más profundo enfrentamiento de conciencia, de un juicio definitivo, mediante un conjuro, contra todo lo que hasta ese momento se habría creído, exigido y santificado. Yo no soy un hombre, soy dinamita”. (FRIEDRICH NIETZSCHE)

Creo que mejor cita no puede existir sobre qué buscamos los opositores y, sobretodo, cómo lograrlo. Hubiéramos podido escoger el camino fácil de encontrar un empleo, y antes o después se hubiera encontrado, llegando a ganar, antes o después, la misma cantidad (o incluso más) de dinero que la plaza por la que peleamos. Pero cada uno es dueño de su destino, y al contrario que lo dicho tiempo ha, hemos escogido pelear a la vez contra los hombres y contra los elementos.
                Se me ha dicho que cuente mi experiencia de la oposición, mas ¿qué contar? Supongo que yo soy yo y mis circunstancias, como todos los que lean estas líneas. Todas las decisiones que tomamos en vida, que sólo es una y por tanto hay que saber decidir acertadamente, tienen una razón de ser.
                Me crié en un suburbio, un barrio obrero en cierto modo marginal de Barcelona, producto de la inmigración de los años 60. Y si algo tengo claro desde que tengo conciencia, es que tengo que salir de aquí y poder dar a mis padres la vida que hubieran deseado tener. Han pasado su vida sacrificada, trabajando de sol a sol, sin vacaciones la mayoría de años, para darnos la oportunidad a mi hermano y a mí que ellos no tuvieron. Y mi responsabilidad es aprovecharla y procurarles una mejor vida.
Desde pequeño fui enseñado en que en esta vida nadie regala nada, y todo lo que uno quiera tiene que trabajarlo porque nadie te va a ayudar. A edad temprana me di cuenta que la única forma de poder hacerlo era estudiar más y mejor que nadie. Por esa razón, cosa inusual donde vivo, me licencié y decidí opositar a judicaturas para encontrar esa oportunidad. Sin embargo, llegó un problema.
¿Qué problema fue? La crisis. Una crisis depredadora de las clases populares, aniquiladora de la clase media y de la estabilidad de millones de familias españolas. Y este es mi caso: mis padres perdieron el empleo cuando estaba terminando la carrera y aún me quedaba lo realmente difícil que era opositar. Tomé la decisión de trabajar mi último año de carrera para conseguir el dinero necesario para la oposición, pero nunca hubiera imaginado que pudiera llegar a ser tan caro opositar. Y menos aún el material.
Por esta razón, no me quedó otro remedio que volcarme en un trabajo de fin de semana que anteriormente lo tenía simplemente como afición y buscar un complemento al mismo. Esta afición de fin de semana, sin embargo, pronto, debido a la crisis, pasó a profesionalizarse y poco a poco comenzó a exigir más y más tiempo. Y por encima de todo mucha preparación: pruebas físicas realmente duras y pruebas teóricas aún peores. Aún así, tenía que encontrar un complemento salarial para ayudar en casa.
Por esa razón no tengo horario de estudio definido la mayoría de días, tan necesario en la oposición: robo horas al día para dedicarlas al estudio, llegando a irme a dormir algunos días a altas horas de la madrugada para poder cumplir con el plan diario de estudio.
Sin embargo, todas las posibles dificultades que podamos tener a la hora de opositar no nos deben amedrentar y hacernos abandonar nuestro objetivo. Si cada día nos levantamos temprano, trabajamos duro y somos incesantes en el objetivo conseguiremos la meta anhelada. Esa es la clave en esta aventura que recorremos sentados frente a nuestros Carperi: trabajo duro, esfuerzo y no cejar nunca en el empeño.

Boffo
Barcelona, 2 de junio de 2013

11 comentarios:

  1. Para que luego digan por ahí que los opositores somos de las élites...
    Boffo,un testimonio muy alentador.Hay gente a la que hoy le costará menos estudiar por saberse privilegiados.

    Buena semana a tod@s!

    ResponderEliminar
  2. Impresionante testimonio, animo sigue luchando por tu sueño porque seguro que lo conseguiras! Leyendo este post me siento una privilegiada por solo tener que dedicarle tiempo a estudiar la misma oposicion que tu, adimiro muchisimo tu esfuerzo y es un honor contar con compañeros como tu! Seras un estupendo jurista! (Inma)

    ResponderEliminar
  3. Enorme! Para llegar a la meta hay caminos más rectos y más tortuosos, pero la meta está ahí, siempre visible y ello no hace más que anhelarla aun. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. GRANDE boffo, GRANDE...

    ResponderEliminar
  5. Boffo muchos ánimos y no dejes tu objetivo a medio camino!

    ResponderEliminar
  6. No tengo palabras, eres un luchador nato y llegarás muy lejos :-). Es un testimonio duro pero enriquecedor! Ánimo
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena x el post. Eres el ejemplo de la superacion y llegaras alto muy alto...porque a quien selo dan todo no disfruta del exito. No habra quien t pare..y yo tambien soy de la opinion deq los sueños estan para cumplirse y q con esfuerzo todo se consigue. Animo y a x todas compañero

    ResponderEliminar
  8. Muy inspiradora esta entrada. Te mereces conseguir todo lo que te propongas, y seguro que lo haces. Un saludo y mucha fuerza!!!

    ResponderEliminar
  9. Boffo ANIMO!!! Comentaros como el tuyo hacen apreciar más lo que tenemos, aunque sea poco, y rendir más en el estudio. Esfuérzate aunque te quedes dormido delante de los apuntes!! Vale la pena luego conseguir el ansiado premio, aunque pueda parecerte lejano.

    ResponderEliminar
  10. Aquí un futuro opositor a Inspección de Hacienda. Suelo leeros, primera vez que escribo.
    Solo quería decir lo sioguiente:

    Chapeau, y ojalá lo consigas pronto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me siento indentificada. Compaginé la carrera los cinco años de carrera con un trabajo de 30 horas semanales, que me permitía pagarme la matrícula y ahorrar para costearme el preparador, los apuntes u algún café. No sé como lo haces con las oposiciones, tienes todo mi admiración.

    ResponderEliminar

¿Qué piensas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.