Detrás de los cantes...

Intentando sobrevivir a esto de opositar, compartiendo este arduo camino salpicado de anécdotas, experiencias y buen humor, para evitar perder la cabeza, ¿te apuntas?

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog. Gracias por respetar el trabajo de los demás.



viernes, 28 de noviembre de 2014

"A veces, tienes que ser tu propio héroe"

Está muy bien que admiremos a las personas que nos rodean, nos ayudan y nos ayudan a crecer. Pero a veces dejamos de lado a una persona más que importarte, una persona imprescindible: nosotros mismos.

No es falta de humildad; es amor propio, el primer amor que deberíamos sentir en nuestras vidas, y el que nunca debe apagarse.

No solo los exámenes y los preparadores o academias deben ser los que aprecien nuestro trabajo. Debemos sentirnos orgullosos de levantarnos cada día con fuerzas, ponernos a estudiar lo mismo una y otra vez, sin dejar que la rutina nos consuma. Cuando hacemos un cante o  un simulacro con buenos resultados, debemos valorarlo, darnos la enhorabuena porque avanzamos, estamos un pasito más cerca de nuestras metas. 

Hacemos sacrificios. Sacamos fuerza de voluntad. Movemos cielo y tierra para organizarnos. Buscamos la concentración. Seguimos un poquito más, aunque las fuerzas nos hayan abandonado. 


Hoy, compañero opositor, date las gracias a ti mismo por haber tomado una decisión tras otra para llegar hasta aquí, por trazar tu carretera, por aprender y avanzar hacia tus sueños.

Hoy, valórate y estate orgulloso de ti mismo.

Hoy, sé tu propio héroe.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Tipos de opositores

Con este post no pretendo ofender a nadie (aunque si alguien se da por aludido, dos cosas tiene...). Todo lo contrario: mi intención es que nos riamos de nosotros mismos. Porque la mayoría no somos uno solo de los "estereotipos-caricaturas", sino que pasamos dando tumbos por unos y otros. Y me incluyo encantada.

Opositor quejica. Fácil de reconocer en las redes sociales tipo twitter: Este tema no me gusta. Que mal llevo los temas. Voy al matadero. El preparador me va a matar.  Quiero llorar. Asco de domingo. Asco de lunes. Me presento al examen por dar un paseo. Odio el verano porque la gente está en la playa y yo en casa atrapado. Odio el invierno porque anochece pronto y yo estoy en casa atrapado. Odio todo.

Opositor quejica-vanidoso. Es una subespecie del anterior. Normalmente sus mensajes van acompañados por "selfies" con veinte filtros para tapar los defectos de los que se queja. Sus quejas se refieren a los malos pelos que llevan por culpa de la humedad y no poder ir a la peluquería cada semana, a sus ojeras tamaño XXL y a que el libro que le toca estudiar ese día no combina con sus calcetines nuevos.

photo credit: dp Chaigneau fotos via photopin cc
Opositor postureo. Habita en los rincones más rebuscados de instagram, porque el postureo con fotos es el postureo mejor. Nos deleita con sus compras online, la cafetería donde se come un cupcake tras el cante, los viajazos que se marca cada dos por tres y sus cenas en restaurantes de toda la geografía española. Lo que no tenemos tan claro es si las fotos son actuales o si no son de un familiar... o de google.


Opositor hiper-optimista. El que estornuda y sale confeti... pegado a un posit con una frase de Coelho. Tiene los temas llenos de frases motivadoras adornadas con colorines. Compra todo lo que tenga una frase que pueda aparentar entusiasmo por la vida, aunque sea en otro idioma que ni entiende del todo, pero va acompañada de un emoticono o dibujito feliz. Por tanto, se les reconoce fácilmente por su merchandising a juego: tazas, agendas, cuadernos, lápices, pijamas... Se rumorea que en las bragas llevan bordado "Tú puedes hacerlo".

Opositor+mascota. Sí, este opositor viene en la caja con un extra: perro, gato, iguana o guacamayo. Real o de peluche. Pero es importante que en sus fotos haya una mascota porque es su más fiel amigo y el único ser viviente que no huye durante sus horas de estudio o mientras canta el Código Civil en la ducha.

Opositor "mírame, hazme casito". Este también viene con extras: sus books de fotos hechos por... ellos mismos. Por cada "me gusta" en facebook, se estudia una hoja. Además, son fans de los mensajes que intentan ser crípticos para que alguien les pregunte qué les pasa.

Opositor deportista. Si hacemos caso a sus mensajes en las redes sociales, hacen deporte 25 horas al día y 9 días a la semana. Están en tan buena forma que se podrían ir con David Meca a cruzar el Estrecho de Gibraltar... andando sobre las aguas, debido a su extraordinario equilibrio corporal. ¿Un mal día en la academia? Nada que no solucione el "running". ¿Un buen cante? Tres napolitanas para alegrar el cuerpo como auto-regalo y 5 horas de elíptica para compensar la culpabilidad.

Opositor crack u Opositor Alborán, porque dice que canta como los ángeles. Es más, lleva los temas de 37 en 37, se los sabe con comas y puntos y ante el tribunal de jueces se rumorea que cantó 6 temas, porque le pidieron un bis... Pero aún así suspendió, el sistema es injusto.


Os animo a reíros de vosotros mismos, ¿os incluís en alguna de las caricaturas? 
¿Añadiríais más?

viernes, 14 de noviembre de 2014

Sobrevivir... a las reuniones familiares o con amigos

Que levante la mano el opositor a quien en una reunión social de personas a las que hacía tiempo que no veías, te han preguntado algo así como "¿y todavía sigues estudiando?". Estoy segura de que hay pocas manos sin levantar porque la humanidad tiene una realidad muy básica: nos encanta cotillear sobre la vida de los demás.

Muchas veces, cuando nos proponen este tipo de planes, no tenemos ni ganas de ir, porque nos recuerdan fervientemente que nuestra vida está en "pause" mientras que los demás tienen mil cosas que contarnos... y preguntarnos.

Así que, compañero opositor, si sacas la voluntad suficiente para aceptar la invitación, ¿cómo sobrevivir sin mandar a nadie a tomar vientos?

  1. Mentalízate. Las reuniones familiares o con amigos son caldo de cultivo para restregarte los años que llevas encerrado estudiando y salir con 15 invitaciones a bodas, bautizos, comuniones y otras reuniones. Y es que llega la época para todo opositor en la que a tus amigos de la universidad o a tus primos con los que jugabas todos los veranos en el pueblo les da por casarse y tener hijos. Afortunadamente, siempre puedes sonreír educadamente, encoger los hombros y decir "mi preparador no me va a dar libre"/"mi examen es cerca de esas fechas"/"tengo un simulacro de examen justo el día después". No te preocupes, no se molestarán en comprobar tu coartada, te dan por perdido desde hace tiempo.
  2. Ensaya ante el espejo tu mejor sonrisa y una forma de decir sin (que se note demasiado) hastío: "Sí, aún oposito", "No, no sé cuándo voy a aprobar", "No, no tengo el placer de conocer al hijo del primo de tu vecino del tercero, que se sacó la oposición en 6 meses mientras trabajaba a tiempo completo". 
  3. Lo primero que te van a decir cuando llegues será algo tipo "¡Anda, el desaparecido!".  Contesta con clase: "Es que he tenido que sacar un hueco para vosotros, mi agenda es demasiado apretada como para venir siempre que quedáis". A nadie le interesa que la razón de que tu agenda esté apretada es porque se ha quedado atrapada debajo de una torre de libros gordos de Petete.
  4. Cuando alguien saque la conversación de "los viajes que he hecho este año" o "la casa que me he comprado" o "qué bien se está en el Caribe", ni pienses si te da envidia o no. Desconecta y ponte a tararear mentalmente. Total, el blanco-nuclear-opositor es el color de piel al que mejor le sientan todos los tonos de ropa y tú vives a gusto con unos padres que te deben de querer mucho para mantenerte como si fueses una inversión; en el fondo, te envidian ellos a ti.

5. Sí, te vas pronto a casa porque al día siguiente te toca madrugar para estudiar. Pero hasta entonces, ¡que te quiten lo bailao! Ante todo, diviértete, desconecta y cuando te pregunten por la oposición, cambia de tema. Es tu día libre y tienes derecho a ello ;) Quizá mucha de la gente de la reunión no sepa apreciar tu esfuerzo y sacrificio, pero oye, cuando apruebes, no tendrás que invitarlos a ver tu victoria.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Que la fuerza acompañe a los opositores

Hoy algo breve, con una pequeña anécdota un tanto friki: viendo mi sobrino dibujos animados, me fijé en una serie que comienza cada capítulo con una frase o dicho. ¿Quién me iba a decir que las frases de unos dibujos de Star Wars se podrían aplicar tan bien a los opositores? 

Si al final, todos somos pequeños "padawans" buscando nuestro camino, y muchos de nosotros, incluso, con el objetivo de tener una toga parecida a la de los mismísimos jedis.

Os dejo algunos de esos pequeños proverbios en un recordatorio, que he querido empezar con lo que me parece una gran base para opositar: "Cree en ti mismo, o nadie lo hará."

 

Y es que, si nosotros mismos no pensamos, de verdad, que podemos alcanzar nuestros objetivos, ¿quién va a apoyarnos? ¿Cómo estudiar si en el fondo creemos que estamos perdiendo el tiempo? 

No olvidéis nunca vuestros sueños, dentro y fuera de la oposición. Apostad por vosotros con todo lo que tengáis, ese será el primer paso para lograrlo. 

AVISO: Queda prohibida cualquier tipo de reproducción total o parcial de cualquiera de los posts de este blog, bajo pena de procedimiento penal.
Gracias por respetar el trabajo de los demás.